domingo, 10 de febrero de 2013

La crítica teatral en Venezuela


      E. A. Moreno Uribe
“Ejerzo la crítica desde el periodismo, como una herramienta de investigación e información para hacerle conocer al público el arte teatral. También hay una crítica más selecta y cercana a lo académico. En cualquier caso, hay que a ser muy respetuoso con el trabajo artístico”.
¿Cómo definir la crítica teatral? Es la disciplina de las artes escénicas que se ocupa de registrar y hacer memoria escrita de los espectáculos, a través del análisis experto de los diversos componentes que conforman el montaje de una obra teatral, confrontando su propuesta estética con lo que establecen las normas de este arte y el contexto histórico-social en el que se representa.
En ciudades en las que el arte escénico ocupa un lugar relevante como entretenimiento y/o negocio comercial, tales como Nueva York, Francia, Londres, Madrid, entre otras pocas, el papel del crítico teatral es toda una institución, una especie de árbitro de la taquilla que puede influir con sus escritos en la asistencia del público a las obras estrenadas. El crítico, incluso puede jugar un papel ductor en el panorama teatral, resaltando y orientando las posibilidades de avance del mismo, en tanto espejo reflexivo de la sociedad. Tal fue el caso de Kenneth Tynan, quien con sus crónicas y análisis supo impulsar el renacimiento del teatro inglés en la década del los años cincuenta del siglo pasado, teorizando con entusiasmo sobre la nueva dramaturgia contestataria representada por Jhon Osborne, Arnold Wesker, Colin Wilson, Jhon Wain, entre otros, calificados por el crítico como “Jóvenes iracundos”, denominación con lque la tendencia fue conocida a nivel mundial, proyectando un importante influjo fuera de Inglaterra.


Bruno Mateo
"Para mi lo más importante
es relacionar los montajes
analizados con el contexto
histórico."

En nuestro país, con una historia relativamente reciente, la crítica tiene una influencia muy limitada en el gran público, interesando especialmente a un círculo reducido de lectores, casi siempre directamente relacionados con el arte de las tablas (actores, directores, docentes artísticos, etc.), así como a un pequeño universo de espectadores que concurren con afición permanente a los escenarios. No obstante, el ejercicio de esta especialidad en Venezuela data de hace más de dos siglos, cuando en la Gaceta de Caracas, primer periódico venezolano, fue publicada el 30 de diciembre de 1808,una crítica alusiva a la escenificación del drama alegórico España restaurada, de Andrés Bello, en el que se reivindicaba a la Corona Española, asediada por la invasión napoleónica. La reseña termina augurando el buen futuro del teatro: “El modo con que los actores desempeñaron sus respectivos papeles en ésta y en la pieza en tres actos, que se dio sucesivamente, inspiran fundadas esperanzas de que veremos teatro en Caracas en el pie correspondiente al buen gusto, que comienza a propagarse en todos los ramos”.
La referencia nacional más importante de esta disciplina se sitúa a inicios de los años 80, con el surgimiento de la Asociación de Críticos de Venezuela (Critven), gremio que funcionó poco más de una década, agrupando aproximadamente a unos quince nombres, entre los contamos a Sonia Murillo, Ruben Monasterios, Leonardo Azparren, Eduardo Robles Piquer, Jose Antonio Rial, Helena Sassone, Carlos Herrera y Edgar Antonio Moreno Uribe. Del grupo, solo estos dos últimos continúan ejerciendo la especialidad, en una labor casi heroica por la dificultad y subestimación para conseguir espacio en los medios impresos, más interesados en las frívolas notas farandulescas que en educar al público espectador. Al anterior binomio de consecuentes se han sumado en fecha más reciente Juan Martins, Bruno Mateo, Luis Alberto Rosas, Joaquín Lugo y Walter de Andrade. A propósito de los mencionados, este mes será el lanzamiento de la Asociación Venezolana de la Crítica teatral (Avencrit), organización que recogerá el testigo de Critven, en un loable intento de ampliar esta práctica tan necesaria, indicativa de la fortaleza que muestra nuestra escena actual.

1 comentario:

  1. Bien, el asunto es seguir adelante con el fortalecimiento de la critica y del teatro venezolano mismo. Por los momentos el siglo XXI va mas lleno , con mas propuestas y ampliando sus tematicas constantemente, las iniciativas de grupos e individu@s que se han percatado de la necesidad de difundir e incentivar lo que se esta haciendo aqui, las tendencias que surgen...Bravo Bruno,Oscar y l@s tant@s otr@s que trabajan sin cesar

    ResponderEliminar